Ada Riera

Principal Breve reseña biográfica Una protagonista fuera de serie Estreno de El desprecio La mujer prohibida La loba Estreno de Mi prima ciela Esmeralda Lucecita La señorita Elena Galería de Fotos Entrevistas Enlaces de interés Adita en otras producciones Testimonio de un fan Blog

Una protagonista fuera de serie

Con la Virginia Galván de “La mujer prohibida”, Ada Riera demostró que podía desplegar un registro muy amplio como actriz. El papel de la jovencita muda e indefensa, atrapada entre los muros de la casa de aquella terrible hacienda heredada de su padre, le dio un aire gótico y misterioso a su carrera. El haber superado airosamente la prueba de un personaje que transitó la mitad de la telenovela sin contar con el recurso de la palabra y la voz, la llevó a retos como el doble rol de la monja y la contrabandista en “La loba” (donde había... ¡hasta criminales de guerra nazis!) ; la esposa engañada en medio de la cacería de brujas en Salem (“Los poseídos”); La gitana Esmeralda de “El jorobado de Nuestra Señora de París”; Sybil, la novia del retorcido Dorian Gray y muchos otros. Para Venevisión fue una carta bajo la manga contar con esta versátil actriz en los días le la llamada televisión cultural, ya que pudo asignarle los más diversos personajes, como La Scherazade de “Las mil y una noches”, transfigurada en una bibliotecaria del siglo XX para la miniserie “Abracadabra”; La pareja de Eduardo Serrano en “Zárate”, de Eduardo Blanco o Eulalia Buroz, “La heroína de la Casa Fuerte”. Cierra este ciclo de tramas audaces con “Expediente de un amor”, telenovela de corte policial, con acción y exteriores poco comunes para la época. Más no por ello dejó de transitar por historias de corte tradicional. Ella fue la escogida para los remakes de “Lucecita y “La señorita Elena”, ambas de Delia Fiallo, cuando debieron ser regrabadas para la venta al exterior. También “Daniela” fue bastante más cercana a la telenovela clásica y hasta apareció como villana ante Lila Morillo en “Indocumentada”. Suma pues, una década completa de intenso trabajo con las más variadas caracterizaciones; las cuales la colocaron como figura de primera línea en la brillante y productiva televisión venezolana de los años 70.

Carlos Roa 

Esta maravillosa actriz venezolana pertenece a la época de oro de las telenovelas venezolanas. Es, junto a Lupita Ferrer, Marina Baura, Rebeca González y Doris Wells, entre otras, icono de este gran genero televisivo.

Su labor profesional ofrece un abanico de géneros: Teatro, Locución y Radionovelas, incursiona en el mundo de las telenovelas en el año 1967 en recordadas obras del género; pero es en 1971, al encarnar el personaje de Graciela Peñalver en la telenovela “Esmeralda” cuando las puertas se le abren por el profesionalismo con el cual encarnó este papel de gran dramatismo en aquella historia de Delia Fiallo.

El éxito alcanzado por este drama, tanto en Venezuela como en el exterior, no solamente bañó de éxito a sus protagonistas Lupita Ferrer y José Bardina, y a la autora de la historia; también Adita Riera brillo con luz propia en el papel de su vida.

Antonio Abreu